Saltar al contenido

Tarta Mousse de Kiwi

tarta mousse de kiwi

Sin duda uno de los mejores postres que podemos preparar con Kiwi. La Tarta Mousse de Kiwi es un postre frío que no suele salir perfectamente a la primera, pues la receta puede ser un poco complicada, destacando sobretodo nata cortada, o que no logremos preparar correctamente la galleta. Os dejaremos todas las indicaciones y consejos tras repetirla numerosas veces. ¡Vamos allá!

Ingredientes de la Tarta Mousse de Kiwi

  • 200gr. Galleta básica para la base
  • 4-5 cucharadas mantequilla sin sal
  • 150-200 ml nata para montar
  • Mermelada de kiwi sin azúcar
  • 3 láminas gelatina neutra
  • Rodajas de Kiwi para decorar (opcional)

Antes de comenzar, como consejo recomiendo añadir la mermelada de kiwi al gusto, pues esto puede variar notablemente el sabor de la mousse. Las láminas de kiwi empleadas, y la cantidad de nada se prepararon para un grosor fino, aproximadamente para 2-3 comensales.

En caso de querer una mousse más gruesa, recomiendo emplear 6 láminas de gelatina, y unos 400-450ml de nata.

Preparación

  1. Utilizaremos en este caso un molde desmontable, del tamaño que deseemos. En caso de que el molde sea de mala calidad, podemos cubrir los bordes con mantequilla (sin sal), o una tira de acetato.
  2. Naturalmente, comenzamos con la base. Picamos las galletas hasta convertirlas en “polvo”. Naturalmente podemos añadirlas al gusto para hacerlo más grueso, pero recomendamos 200gr de galleta.
  3. Añadimos a la galleta triturada la mantequilla derretida, y mezclamos hasta conseguir una textura de “arena”. Vertimos esta mezcla en el molde y lo repartimos y aplanamos, ya sea con las manos o con alguna espátula de cocina. La dejamos enfriar mientras seguimos avanzando.
  4. Mientras tanto, añadimos las tiras de gelatina en agua fría para que se vayan hidratando.
  5. En este caso utilicé Mermelada casera para que tenga un toque más saludable, pues las mermeladas que podemos comprar siempre incluyen una cantidad de aditivos y azúcares bastante perjudiciales. Añadimos la mermelada en un cazo para que se caliente ligeramente. Una vez notemos que está a punto de hervir, la retiramos del fuego, y la mezclamos junto a las hojas de gelatina. Removemos hasta que la gelatina se disuelva, y dejamos enfriar en el frigorífico.
  6. Montamos la nata hasta el punto de nieve, preferiblemente con varilla eléctrica. Con cuidado de que no se corte como nos pasó las primeras veces.
  7. Nada más terminar de preparar la nata, sacamos del frigorífico la mermelada y le añadimos un poco de nata para mezclar. Después, vertemos esta mezcla inicial sobre el resto de la nata. Con espátula pastelera, removemos con movimientos envolventes. Refrigeramos.
  8. Finalmente, y ligeramente frío. Podemos añadir rodajas de kiwi por encima para potenciar aún más el sabor. No os preocupéis, porque a la hora de cortar, no habrá problema alguno, pues la nata tendrá un toque muy suave.
tarta mousse de kiwi
Tarta Mousse de Kiwi

Te recomendamos también:

Resumen de la receta:

Tarta Mousse de Kiwi

✅Sin duda uno de los mejores postres que podemos preparar con Kiwi. La Tarta Mousse de Kiwi es un postre frío que no suele salir perfectamente a la primera. ✅

Tipo: Postre

Cocina: Frío

Palabras claves: Tarta Mousse de Kiwi

Rendimiento de la receta: 3-4 comensales

Calorías: 314kcal

Tiempo de preparación: 1H

Tiempo de cocinado: 0H

Tiempo total: 1H

Ingredientes de la receta: 200gr. Galleta básica para la base 4-5 cucharadas mantequilla sin sal 150-200 ml nata para montar Mermelada de kiwi sin azúcar 3 láminas gelatina neutra Rodajas de Kiwi para decorar (opcional)

Instrucciones de la receta: Utilizaremos en este caso un molde desmontable, del tamaño que deseemos. En caso de que el molde sea de mala calidad, podemos cubrir los bordes con mantequilla (sin sal), o una tira de acetato. Naturalmente, comenzamos con la base. Picamos las galletas hasta convertirlas en "polvo". Naturalmente podemos añadirlas al gusto para hacerlo más grueso, pero recomendamos 200gr de galleta. Añadimos a la galleta triturada la mantequilla derretida, y mezclamos hasta conseguir una textura de "arena". Vertimos esta mezcla en el molde y lo repartimos y aplanamos, ya sea con las manos o con alguna espátula de cocina. La dejamos enfriar mientras seguimos avanzando. Mientras tanto, añadimos las tiras de gelatina en agua fría para que se vayan hidratando. En este caso utilicé Mermelada casera para que tenga un toque más saludable, pues las mermeladas que podemos comprar siempre incluyen una cantidad de aditivos y azúcares bastante perjudiciales. Añadimos la mermelada en un cazo para que se caliente ligeramente. Una vez notemos que está a punto de hervir, la retiramos del fuego, y la mezclamos junto a las hojas de gelatina. Removemos hasta que la gelatina se disuelva, y dejamos enfriar en el frigorífico. Montamos la nata hasta el punto de nieve, preferiblemente con varilla eléctrica. Con cuidado de que no se corte como nos pasó las primeras veces. Nada más terminar de preparar la nata, sacamos del frigorífico la mermelada y le añadimos un poco de nata para mezclar. Después, vertemos esta mezcla inicial sobre el resto de la nata. Con espátula pastelera, removemos con movimientos envolventes. Refrigeramos. Finalmente, y ligeramente frío. Podemos añadir rodajas de kiwi por encima para potenciar aún más el sabor. No os preocupéis, porque a la hora de cortar, no habrá problema alguno, pues la nata tendrá un toque muy suave.

Puntuación del editor:
5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *